viernes, 29 de agosto de 2008

Centro Pedagógico del Sur, colonia CTM Culhuacán, delegación Coyoacán

Lo más difícil, en un principio, fue aceptar que su hija estaba embarazada y sería una madre soltera. Después, me comenta, fue darse cuenta que su hija pertenecía ya a otra familia, que ya no era la hija de papá. Esto me lo confiesa el hermano de este padre, que hasta hace unos días era el hombre más feliz al menos de su familia. Era un hombre con tres hijas, y una de ellas le había regalado la dicha de ser abuelo por primera vez, de un varón que se le había negado tener como hijo. Era el abuelo más feliz, me comenta su hermano, tanto, que aún faltando dos meses para que cumpliera el primer año su nieto, ya estaba alistándose para la fiesta, hacía planes, organizaba cosas.
Hace diez días, ahora doce, decidieron que lo mejor para su nieto sería llevarlo a una guardería, sin embargo, cuando hace poco más de 48 horas les hablaron de ahí, su mundo despareció por completo.
(Evitemos los detalles grotescos y sólo digamos una lista de sucesos)
*Una hermana del abuelo es doctora y afirmó que la causa de muerte no era la asentada en el acta ministerial.
*Los deudos tuvieron que pagar cierta cantidad de dinero al ministerio público para que agilizaran el trámite, pero no para condenar a la guardería (que llevaba un grupo de cinco abogados), sino para desistirse de cualquier acusación con tal de que les entregaran el cuerpo del niño.
*Los interrogatorios a los que los sometió el Ministerio Público fueron lo más espantoso: reiterar, decir, argumentar, para al fin, perdonar.
Al fin, ayer enterraron al bebé. El abuelo, y es de quien me cuenta, apenas se quedó dormido a las ocho de la noche, después de días sin comer, sin dormir, sin explicarse tantas cosas.
Dice, el tío abuelo, que lo único que les queda es la resignación, que han decidio no demandar a nadie pues no quieren seguir sufriendo este calvario. Sin embargo, ya con la cabeza un poco fría, la abuela ha decidio poner mantas, colgar cartulinas, a las afueras de la guardería, pues no quieren que ningún otro bebé vuelva a morir "por un descuido".

Cuentan que no hay nada peor en la vida que el que un padre vea morir a un hijo, pues si bien comprendemos la muerte de los viejos, la de las personas menores nos crean un resentimiento contra todo, pues nunca podremos comprender cómo Dios nos ha mandado ese castigo.
Entonces vienen las preguntas, el teorizar con la historia (si tan sólo hubieran esperado un poco más para llevarlo a la guardería...) y nada nos es suficiente, siempre intentamos castigarnos más, pues como "adultos" no pudimos hacer nada por esos "menores".
Hoy su familia está de duelo. El tío abuelo me lo platica viendo hacia un punto inidentificable y siento que una lágrima está a punto de salirle, pero se contiene. Tal vez ya haya llorado suficiente o quizá sólo esté muy cansado, pues él tampoco ha dormido ni comido. Y sin embargo está aquí, en la oficina, haciendo su trabajo mientras intenta que el día pase como los días anteriores a esa mala noticia.
Pero ¿qué estará haciendo la directora del Centro Pedagógico del Sur, qué estarán comprando con sus sueldos los abogados que fueron contratados, qué el ministerio público que pidió "una corta"?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué te puedo decir amigo? Estoy pasando pr un proceso similar, afortunadamente mi ser querido no perdió la vida, pero la impunidad de las autoridades es evidente y da mucho coraje. A diferencia de lo que comentas yo he decidido enfrentarlo hasta las últimas consecuencias!!

Anónimo dijo...

mi hijo, hasta ese dia acudio a esa guarderia por que estaba supuestamente, el kinder, incorporado a la sep.
sin embargo siguen acudiendo los niños por que a la directora no se le pudo comprobar nada y a los padres ve tu a saber que les dijo que los convencio y aun acuden.
hay muchas irregularidades en esa guarderia.
no te rindas en tu lucha.

Anónimo dijo...

Miguel, ves como muchas personas piensan que debemos hacer algo, adelante habla con Lalo.

Gracias, por tener el valor al hacer esta denuncia, Espero que muchas personas lean esto y se decidan a actuar pasando este blog a las personas que conocen.
Mart.

Zazil Torres dijo...

Desafortunamente fue mi niño hermoso, pero hay muchos otros casos desconocidos, ayudemos denunciando para que no vuelva a suceder. No a la IMPUNIDAD

Muchas gracias, Dios los bendiga a mi su fuerza y mi angelito no me abandonan.

Anónimo dijo...

No se rindan, algo se tiene que hacer para que ya no vuelva a pasar esto. Han considerado acudir a más medios de comunicación, a la televisión por ejemplo?? Seguro no puedo imaginar el dolor que sienten pero tengo un hijo y seguro q me sentiría que me muero si me pasara esto, pero aunque se sientan así deben tratar de difundir aun más esto, seguro que la directora y los ineptos empleados de esta guarderia ahorita deben estar muy tranquilos pensando que con su dinero resuelven todo pero no se queden callados. Saludos!!

mangelacosta dijo...

Muchas gracias por todos los comentarios. A mí me hubiera gustado hacer algo más, pero en estos casos es muy delicado. Me sentía triste sólo de pensarlo. Lo único a lo que me atrevo es a desear que Dios ilumine a la familia Torres y les brinde el consuelo necesario.

Anónimo dijo...

Solo puedo darle mis condolencias por esta perdida tan grande que han tenido el cual les ha dejado un gran hueco en el corazon que es irreparable solo le pido a dios que los bendiga con amor y los ilumine con un rayo de esperanza para poder sobrellevar esta perdida.
"esforcémonos para que ante el misterio de esta muerte, sea el amor y no el dolor el que guíe nuestro camino"
es una pequeña parte del libro CUANDO ALGUIEN SE VA de Raquel Levinstein de editorial PANORAMA espero les sea de utilidad y de consuelo.

mangelacosta dijo...

Muchas gracias por lo que escribió. Espero que la familia Torres ahora se encuentre con más paz en su corazón, y que sepa que muchos de quienes rodeamos a alguno de ellos, rezamos por su tranquilidad y por el ángel que lleva su apellido.