miércoles, 5 de septiembre de 2007

En los tiempos cuando no existía el gel para el cabello...

De Virita no tengo muchos recuerdos, sin embargo, cada que voy a la peluquería y me dejan mordidas en el pelo o un corte estrambótico, invariablemente vienen a mí todas las cosas que podrían describirla.
Virita era una madre soltera cuarentona que cuidaba a sus padres demasiado ancianos. Cada determinado tiempo organizaba fiestas de cumpleaños a sus gatos Bombón y Cachito (con pastel, velas y mañanitas) y era catequista. Además, cortaba el cabello, hacía bases y arreglaba uñas de pies y manos.
Cuando uno atravesaba la puerta de su casa (en medio de una vecidad muy extraña) tenía que subir diez escalones para llegar a la sala. Cada tercer peldaño había un caracol grande de mar y algunas pequeñas plantas. Una vez en la casa, había lo que hoy llamarían roof garden, pero que entonces no era más que un pequeño techo con muchas plantas desde donde se veía el Reloj Monumental de Pachuca.
Su hija, quien también era conocida como Virita, tenía dos o tres años menos que yo, y los adultos nos hacían burla de que éramos novios.
Recuerdo que días después de mi primera comunión, tal vez en mi siguiente visita al salón de belleza (entonces así se les llamaba), Virita tenía prisa y me cortó el cabello demasiado corto. Hasta entonces mi cabello era castaño casi claro y sedoso, mi mamá y las fotos pueden comprobarlo. Pero en esa ocasión me desgració el cabello para siempre. Mi trauma aumentó cuando el papá de un amigo soltó en cuanto me vio: "Michelín, ¿qué te hicieron? ¿qué le pasó a tu pelito?"
No recuerdo si lloré o si hice berrinche, sin embargo, desde entonces, cada que intentaba peinarme sin conseguirlo lamentaba haber vistado a Virita.
Años después, quizá 15 , las vaselinas desaparecieron y la Wildrot dejó paso al Super Wet, primer gel de súper poder que consiguió aplacarme el cabello.
Por eso ayer, que me cortaron el cabello y descubrí en el espejo que sostenía la mano nerviosa de una estilista mordidas en todo mi corte no me preocupe. A fin de cuentas Dios es bueno y ya existe el gel de extra fijación.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

ese gel superwet me dio los mismos resultads que a ti, y estuve muy contento por anios, pero ya me aecto y se me estaba callendo el cabello a raudales, lo deje de usar y al dia siguiente ya no se me caia, asi que te aaviso para que tengas mas cuidado

Anónimo dijo...

HOLA: YO TENGO AÑOS USANDOLO Y LO SEGUIRE USANDO YO NO USO OTRO QUE NO SEA EL GEL SUPER WET Y NUNCA FALTA EN MI CASA POR LOS RESULTADOS Y ES EL UNICO QUE ME FIJA SUPER BIEN Y A MI NO SE ME CAE EL PELO YO CREO QUE DEBERIAS CHECAR SI ES TU SHAMPOO O EL ENJUAGUE O QUE TENGAS ALGUNA ENFERMEDAD. Y ME LLAMO LA ATENCION YO NUNCA ESCRIBO EN ESTOS ESPACIOS PERO SI SE ME HIZO NECESARIO CONTESTAR PARA QUE CHEQUES SI A LO MEJOR NO ES UNA ENFERMEDAD YA HAY MEDICINA PARA LA CAIDA DEL CABELLO.

mangelacosta dijo...

Muchas gracias por la recomendación, y por pasearte por estos caminos...

Anónimo dijo...

Wow que tiempos! Yo tambien recuerdo mucho ese gel con cariño porque desde chico me peinaban con Super Wet para ir a la primaria. Hasta la fecha lo sigo usando y que orgullo saber que son mexicanos y producen el mejor fijador para cabello.

Miguel Ángel Hernández dijo...

Jeje, pues yo ya cambié de marca, pero sin duda mi vida hubiera sido mucho más desastroza si nunca hubiera descubierto el Super Wet. Abrazos.